‘Grupo de mendigos’

Obra de la semana #256

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

La obra de la semana es Grupo de mendigos (1736) del pintor italiano Giacomo Ceruti (1698-1767).

La pintura que presentamos esta semana es una de las obras maestras del artista lombardo, conocido con el sobrenombre de ‘Il Pitocchetto’, es decir, el pequeño mendigo, porque se especializó en retratar personajes de las clases sociales más desfavorecidas en lienzos de formato medio y grande.

Grupo de mendigos es un ejemplo paradigmático del tipo de pintura de género que dio fama a su autor. La obra nos muestra a tres mendigos de edad avanzada dispuestos alrededor del canto de una mesa. Los personajes, vestidos con ropa vieja y arrapos de tonos apagados, están callados y cerrados en sí mismos, aunque están puestos en círculo como si hubieran terminado de conversar o estuvieran a punto de hacerlo. Los dos hombres, situados en los extermos, llevan un bastón que pone en evidencia los males que padecen, tanto por la edad como por las dificultades de vivir en la marginalidad. Entre los dos viejos nos encontramos a una mujer con la cara medio oculta debajo de un velo de tonos claros. La anciana está apoyada en el otro extremo de la mesa y parece que mire con desconfianza hacia el hombre que tiene más cerca. La luz intensa que ilumina los tres personajes desde el extremo superior izquierdo del cuadro permite al artista recrearse en las formas, texturas y tonalidades de su vieja indumentaria.
 

Un trato exquisito hacia los más desfavorecidos

La obra que presentamos es singular tanto por el tema escogido como por el tratamiento que le ha dado el artista. Aunque la gente humil y marginal ya había ido apareciendo con anterioridad en pinturas de siglos, escuelas y géneros diversos, en la obra de Ceruti los desvalidos tienen una presencia y una consideración pocas veces vista hasta entonces. El Grupo de mendigos es el protagonista absoluto y excluido de un cuadro de tamaño notable donde están representados con un gran respeto y humanidad. El artista los ha inmortalizado con un realismo minucioso pero a la vez contenido, que no idealiza los retratados pero evita caer en la anécdota o recrearse en los detalles más sórdidos.

 

A pesar de que el interés y la mirada positiva hacia los más humildes son una constante en la obra pictórica de Ceruti, Grupo de mendigos tiene algunas particularidades que resaltan todavía más a los retratados. A diferencia de otras obras del mismo autor, Il Pitocchetto ha optado por situar a los protagonistas sobre un fondo neutro y poco profundo, sin paisaje ni arquitecturas en la lejanía, la cual cosa permite a las figuras ocupar la totalidad de la composición y tener unas medidas más monumentales, eliminando cualquier detalle anecdótico o superfluo. Por otro lado, el artista baña las figuras con una luz blanca e intensa, que le permite recrearse con virtuosismo en las diferentes tonalidades arenosas de sus ropas pero evita que caiga en un excesivo juego de claroscuros que podría dar a la pintura un tono demasiado dramático, como vemos en algunas de sus pinturas.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, podemos decir que Grupo de mendigos es una obra redonda y equilibrada que tergiversa las convenciones del retrato barroco, porque inmortaliza para la posteridad unas personas que vivían al margen de la sociedad y eran invisibles para la mayoría de privilegiados. Para los historiadores, este tratamiento monumental de figuras marginales es una forma de crítica y denuncia social hacia la difícil situación que vivían las clases más desfavorecidas.

Un artista singular en su época

El protagonismo y la mirada amable que Giacomo Ceruti da a los pobres y marginados es singular en el panorama artístico poqrue difiere mucho de lo que era habitual en su tiempo, pero no surge de la nada. Precisamente, en la pintura lombarda el interés para representar los más desfavorecidos es una constante muy arrelada que ayuda a entender, por ejemplo, el temple de artistas como Caravaggio o Pietro Bellotto, pintores del siglo XVII que podrían haver inspirado la obra de Ceruti. Il Pitocchetto también tuvo como referentes las estampas del grabador francés Jaques Callot, en que basó algunas de sus composiciones.

Finalmente, Ceruti también se podría haver inspirado en la pintura de género nórdica y neerlandesa, de larga y sólida tradición por el interés que despertaba este tipo de obras en el norte de Europa. De hecho, Flandes y otros puntos próximos fueron el destino de buena parte de las pinturas de género protagonizadas por niños humildes de Bartolomé Esteban Murillo, uno de los antecedentes más próximos a la obra de Ceruti tanto por el protagonismo que tienen los marginados como por las dimensiones considerables de los quadros, aunque en el caso del pintor español los elementos anecdóticos y picarescos tienen más peso.

Una obra de la colección Thyssen-Bornemisza

Grupo de mendigos es una de las obras del Museu Nacional que forma parte del depósito barcelonés de la colección Thyssen-Bornemisza. Esta pintura, junto con otras obras italianas que forman parte de este depósito, están expuestas actualmente en el Museo Thyssen de Madrid en la muestra titulada ‘Pintura italiana de los siglos XIV al XVIII de la col·lección del barón Thyssen-Bornemisza en el MNAC’. Este miércoles, los Amigos del Museo Thyssen invitan a los Amics del Museu Nacional a hacer una visita virtual a esta exposición en una actividad en línea dirigida por los guías del museo madrileño. Todavía hay plazas disponibles, ¡no os la perdáis!
 
Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@tinet2puntzero)

También te puede interesar

Noticias relacionadas

Según la tradición, Santiago evangelizó las tierras de Hispania y, después de ser ejecutado, sus restos fueron transportados hasta Galicia, siendo enterrado en Santiago de Compostela.
Àngel Guimerà, nacido en Tenerife en 1845 y muerto en Barcelona en el 1924, es uno de los mejores dramaturgos de la literatura catalana y una de las personalidades culturales más reconocidas.
El pasado 11 de julio, la artista y activista Mari Chordà i Recasens fue galardonada con la Cruz de Sant Jordi 2022 en el Teatro Monumental de Mataró en manos de la Generalitat.

Uneix-te a la llista

Únete a la lista