‘Vista exterior de la iglesia de la Colònia Güell’

Obra de la semana #264

Compartir

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin

La obra de la semana es la Vista exterior de la iglesia de la Colonia Güell (hacia 1908-1910), del célebre arquitecto Antoni Gaudí y Cornet (1852-1926).

El proyecto para la iglesia de la Colonia Güell es uno de los diseños más relevantes de la trayectoria de Antoni Gaudí, tanto por la complejidad y ambición con que lo concibió el arquitecto como por las investigaciones y experimentos que tuvo que hacer para llevarla a cabo. A pesar de que la gran obra imaginada por Gaudí quedó interrumpida muy pronto y se ejecutó solo en una parte muy pequeña, la cripta o iglesia inferior que podemos ver actualmente es una construcción excepcional que nos permite conocer como concebía Gaudí los espacios de culto, puesto que es el único edificio religioso ideado y proyectado íntegramente por el arquitecto.

En el origen de este encargo está el empresario Eusebi Güell, el gran mecenas de Antoni Gaudí, que en 1898 le pidió que proyectara una nueva iglesia para la colonia textil que había fundado unos años antes en Santa Coloma de Cervelló, en el Baix Llobregat, no muy lejos de Barcelona. Güell le dio total libertad para que diseñara el nuevo templo como quisiera y Gaudí, que tenía en mente una propuesta original y ambiciosa, dedicó casi diez años a idear y preparar el proyecto, de forma que la primera piedra de la construcción no se puso hasta 1908.

 

Una de las herramientas más sorprendentes e innovadoras que utilizará Antoni Gaudí para diseñar la iglesia de la Colonia Güell será una gran maqueta polifunicular fabricada con cordones y un juego de pesos hechos con sacos llenos de perdigones. Los volúmenes y las líneas que los hilos y las bolsas dibujaban a causa del peso inspiraron al arquitecto el perfil de la nueva iglesia, que quería que fuera monumental, y le permitieron calcular las estructuras y formas del nuevo edificio, como la inclinación de los pilares de apoyo o la distribución de las cargas para minimizar los elementos de refuerzo. Para diseñar el proyecto, Gaudí se valía de las fotografías que su ayudante Vicente Villarrubias hacía de la maqueta. Invirtiendo la imagen, el arquitecto podía imaginar cómo sería el alzado de la nueva iglesia. Justamente una de estas fotografías es la base de la obra que presentamos hoy.

 

En este dibujo de grandes dimensiones, Antoni Gaudí nos muestra como tenía que ser exteriormente el templo monumental que diseñó para la Colonia Güell. Si se hubiera completado este proyecto, la iglesia de planta ovalada habría tenido cinco naves separadas por un bosque de columnas, un gran cimborrio de 40 metros de altura y varias torres a su alrededor. Los volúmenes exteriores del nuevo templo, llenos de arcos y rejas catenarias, se inspiran cómo hemos dicho en las formas geométricas reproducidas en la maqueta. De hecho, esta vista exterior del templo está dibujada con lápiz y aguada sobre una de las fotografías de esta estructura hechas por Vicente Villarrubias.

 

 

La construcción de la nueva iglesia, iniciada en 1908, empezaron con mucho ímpetu pero se paró muy pronto. El 1915, después de completar y consagrar la iglesia inferior, conocida actualmente con el nombre de Cripta Güell, las obras se paralizaron. Cuando murió el mecenas Eusebi Güell, en 1918, sus herederos comunicaron a Gaudí que el resto del proyecto quedaba definitivamente descartado. A pesar de todo, muchos de los conocimientos que el arquitecto había adquirido en la elaboración de este proyecto fueron utilizados más tarde en el diseño otros edificios, especialmente en el de la Sagrada Familia.

 

La vista que presentamos fue hecha por Gaudí poco tiempo después de que empezaran las obras de la iglesia de la colonia, entre 1908 y 1910, seguramente para concretar o rectificar algunos aspectos de la nueva construcción, puesto que el arquitecto nunca hacía planos definitivos sino que iba haciendo modificaciones a medida que avanzaba la obra. Este dibujo es importante y significativo porque la gran mayoría de estudios y maquetas que Antoni Gaudí hizo durante los años en que estuvo trabajando en el proyecto de la iglesia de la Colonia Güell se perdieron en 1936 en el asalto e incendio del templo. Esta vista exterior y otra de similar del interior de la iglesia también se consideraban perdidas pero fueron localizadas el 1967 en la carbonera de una masía de la colonia, donde habían sido escondidas para evitar su destrucción.

 

Estas dos vistas entraron a formar parte de la colección del Museo Nacional a principios de 2020 y hoy son dos de las piezas emblemáticas que se muestran a la gran exposición retrospectiva sobre Antoni Gaudí que se puede ver hasta marzo en el Museu Nacional. Para disfrutar y contextualizar como es debido esta exposición tan importante, los Amics dedicarán buena parte de la agenda de este trimestre a la figura del arquitecto y su obra. Una de las actividades que se harán es el ciclo de conferencias en línea a cargo de diferentes expertos que empiezan la semana que viene, pero también habrá salidas, visitas y otras muchas propuestas. Dad un vistazo a la nueva agenda, ¡seguro que encontraréis muchas que os interesarán!

 

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@tinet2puntzero)

También te puede interesar

Noticias relacionadas

Tradicionalmente se ha dicho que la semana en que cae la festividad de san Antonio es la más fría del año, de aquí el dicho popular: "semana de los barbudos, semana de estornudos".
La visita que presentamos fue construida por Gaudí poco tiempo después de que empezaran las obras de la iglesia de la colonia, seguramente para concretar algunos aspectos de la nueva construcción.
Este trimestre nos enfocamos en la figura del arquitecto para profundizar en la nueva mirada que nos plantea la exposición que acoge el Museo hasta el próximo mes de marzo.

Uneix-te a la llista

Únete a la lista